El tiempo en Guisando |

"Guisando es quizás el pueblecito de más bellas vistas de toda España" Camilo José Cela

Naturaleza


PUESTO DE CABREROS VEGA DE BARBELLIDO NOGAL DEL BARRANCO.


Guisando

Partiendo del aparcamiento del Nogal del Barranco, y pocos metros más arriba del quiosco, arranca la senda que nos conduce hasta el magnífico Nogal que da nombre al lugar, árbol centenario y singular incluido en el Catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia de Castilla y León, y desde allí acceder a la Vega Barbellido donde existía un antiguo puesto de cabreros, hoy rehabilitado con fines didácticos por el Parque Regional de la Sierra de Gredos.

Los puestos de verano se utilizaban por los cabreros, durante los meses de junio a octubre con el fin de aprovechar los pastos de las zonas más altas de la sierra, permaneciendo el resto del año en sus majadas localizadas en zonas más bajas y donde las instalaciones también eran distintas.

Esta trashumancia de corto recorrido se ha practicado por los cabreros hasta hace apenas un par de décadas y de esos puestos de verano encontramos continuas muestras de chozas y corrales ya derrumbados por toda la Sierra de Gredos.

Los puestos de verano cuentan con elementos constructivos característicos y que básicamente consisten en una choza utilizada como vivienda en la que se duerme y se guisa. Generalmente previa a la choza existe una estancia o «estanza» adosada, consistente en un corral cerrado con muro de mampostería, donde existen poyos donde sentarse y un lugar donde hacer lumbre para cocinar. También podía contar con enramadas para ofrecer sombra a la «estanza».

El sistema de construir es con paredes de piedra del lugar sin argamasa, de alrededor de un metro de altura, formando un círculo sobre el que se deja una abertura de acceso y se levanta un empalado en forma cónica, con rollos del arbolado característico de cada lugar, o «rachones» (tablones tallados a hacha o azuela) generalmente de roble. Este empalado se cubre de escobas o piornos, cortados a su debido tiempo para asegurar su duración e impermeabilidad.

La quesera se ubica junto a un arroyo o manantial, con el fin de contar con agua en su interior que corre por el canalillo hasta la poza. La construcción por lo demás es similar a la choza, aunque de menores dimensiones, y es utilizada para la elaboración del queso.

El suelo de la choza y quesera suele estar enlosado con el fin de facilitar la limpieza.

La zahurda o «sajurda» también se construye de igual forma y es utilizada para el cobijo de los cerdos o guarros. Pueden contar con corralillos y pilas donde cebar a estos animales que junto a las cabras, gallinas y bestias (burros, mulas o yeguas) también participaban de estos desplazamientos estivales.


Guisando

El horno se utilizaba para cocer pan alguna vez por semana, y consiste en una construcción en bóveda, rebocado en su interior de barro.

Otro elemento de la arquitectura popular ligada a este uso son los pontones que facilitan el paso sobre los arroyos, construidos con dos vigas resistentes de enebro cubiertas con losas de piedra.

Las cabras se cerraban en los berengones, corrales que contaban con techados a modo de enramadas, y los chivos en los borriles.

A todas estas construcciones y actividad ganadera existen ligados innumerables enseres como las gamellas, carabancheles, cinchos, candiles, trébedes, etc.

La recuperación de nuestro patrimonio etnológico es de gran importancia para entender la historia de nuestros pueblos y paisajes, y mostrar así nuestro respeto y homenaje a las gentes que participaron de esa cultura.

Mariano Hernández Vallejo